¿Cuánto cuesta hacer un logotipo?

33-cuanto-cuesta-hacer-un-logotipo-blog-Pland-creativos¿Cuanto cuesta hacer un logotipo?  
Esta pregunta me la han hecho como que un millón de veces sin exagerar.
Yo siempre respondo lo mismo: cuesta hacerlo mucho, pero MUCHO TRABAJO.

Quizás siempre nos vamos directamente al coste económico de las cosas, pero no tenemos en cuenta todo el proceso que hay detrás.
Y es que soy de la opinión que a un ejercicio creativo como es el de crear la ESENCIA de una empresa, su identidad, su estética, su entender por parte del consumidor… En definitiva, al desarrollo gráfico de una marca no se le puede establecer un coste fijo genérico.
Y aquel que lo haga no está siendo objetivo con su trabajo ni con el de resto de personas que nos dedicamos a esto.

Antes de comenzar, me gustaría que ojearas este post que escribimos hace tiempo, en el que explicamos todo lo referente a una marca (el logotipo tan solo es una parte de ella). Quizás así entiendas mejor todo lo que voy a comentar ahora.

Siempre, para explicarlo mejor, busco ejemplos que estén relacionados con el ámbito del cliente en cuestión que me formula esta pregunta. En este caso pondré un ejemplo muy sencillo y práctico para entender el por qué de lo que cuento: Cuando tienes un hijo lo primero que haces es ponerle un nombre. Esa nueva persona que viene al mundo necesita tener una identidad que le defina ¿no? Con el paso del tiempo va comenzando a tener gustos y aficiones, elige cómo vestir, cómo hablar, qué escuchar… Y nosotros lo percibimos según su comportamiento diario. En este punto es cuando decidimos si tu hijo nos cae mejor o peor, si es una buena influencia para mi, si es amable o es soez…
Por lo tanto juzgo por lo que veo. Tú, como su padre o madre me dirás que tu hijo es muy bueno, que ayuda en casa, que siempre está ahí para lo que necesites y, sobre todo, que es el mejor en todo lo que le gusta… Pero yo seguiré juzgando su apariencia hacia los demás.

Ahora me preguntarás ¿y todo esto para qué?. Pues muy sencillo. Cambia a tu hijo por tu empresa y cámbiame a mí por un consumidor y tendrás la fórmula. Una empresa necesita una Identidad, un aspecto visual y tangible que nos permita a los demás saber cómo es estéticamente, cómo se comporta hacia los consumidores, qué imagen da y qué propone al consumidor para solucionar una necesidad. Todo esto lo genera el trabajo de desarrollo de una marca.

Ahora relaciono el coste de marca con el trabajo que ello implica. Pues verás precios, habrá miles, creo que no hay dos estudios o agencias que den el mismo precio por el diseño y desarrollo de una marca. Pero sí influye en el resultado final que no es valorar si es bonito o es feo… Se trata de si el potencial consumidor percibe la marca de forma positiva, entendiendo lo que comunica y asimilándolo o si al contrario, su aspecto se traduce en connotaciones negativas. Los creativos tenemos en nuestro poder la capacidad de generar una buena o mala percepción de tu empresa.
Por eso debes ser muy selectivo a la hora de dejar en manos de un profesional el desarrollo de una marca. Todo esto depende, como siempre, del presupuesto que estés dispuesto a soportar. Como todo en la vida.

Si antes de comenzar a ejecutar el diseño dedicamos tiempo a estudiar tu empresa, entender tu estilo de trabajo, tus virtudes, tus defectos… Analizamos tus ventajas… Definimos objetivos, estilos de comunicación, forma de acceder a grupos de consumo… Si todo esto se tiene en cuenta, conseguiremos desarrollar un universo gráfico capaz de llegar a los consumidores de forma que ellos entiendan la marca y la asuman como algo positivo, por lo tanto el consumidor se sentirá seguro con ella y se fidelizará.

Si nos vamos al ejemplo anterior, imagina que tu hijo en tu casa es amable, ayuda a poner la mesa, hace sus deberes, se lleva bien con su hermano, te da mimos… y en la calle, con los demás, es de la misma forma. Todas las madres de sus amigos querrán que jueguen, que vaya a sus casas, hablaran siempre bien de él y, por consiguiente, hablaran bien de ti.

En cambio si se decide no tener en cuenta todo el estudio previo e intentas invertir lo menos posible, probablemente el creativo que desarrolle tu marca no consiga transmitir la esencia real de tu empresa, por lo tanto los consumidores podremos tener una percepción incorrecta e incluso totalmente desvirtuada de la realidad.  En este sentido es muy probable que el consumidor termine por elegir otra marca que no sea la tuya.

Siguiendo con el ejemplo anterior, imagina que tu hijo en tu casa es amable, ayuda a poner la mesa, hace sus deberes, se lleva bien con su hermano, te da mimos… y en la calle, con los demás, es una persona distante, agresiva, que insulta y malmete y que viste como un delincuente. Todas las madres de sus amigos evitarán que jueguen, que vaya a sus casa, hablarán mal de él y, por consiguiente, hablarán mal de ti.

Con todo esto no quiero hacer creer a la gente que una marca no puede tener un coste asumible, claro que sí. Lo que busco es que se entienda todo el trabajo que hay detrás. Una marca no es “un dibujo” que usas en los folios o en tu sello, es mucho más. Una marca es una herramienta muy poderosa de comunicación y un activo fundamental en las empresas y es necesario tener conocimiento de todo ello a la hora de gestionarla y desarrollarla.

Espero que este post te haya podido ayudar, al menos, a comprender todo lo que influye en el proceso de creación de una marca y que, cuando preguntes “¿cuánto cuesta una marca?” puedas hacerlo con la certeza de entender todo lo que conlleva.