Las marcas como condicionantes de la vida de una persona.

32-Marcas-condicionantes-vida-blog-Pland-creativosTu vida no la decides tú, la deciden las marcas. ¿No me crees?

Igual que el alfarero modela el barro para conseguir una escultura, las marcas nos han ido modelando desde pequeños y nos han dicho qué hacer y qué escuchar y, sobre todo, nos han influenciado para saber qué queremos hacer y qué queremos escuchar. Aunque no te lo creas, una marca es capaz de influenciar tu vida e incluso, hacerte pensar que sin ellas no eres feliz. Si crees que esto que digo son tonterías voy a ponerte unos cuentos ejemplos.

¿No es verdad que cuando eres pequeño (y no tan pequeño) no se te ponía una gran sonrisa cuando tus padres te llevaban al McDonald? Entrar en el restaurante y ver el universo que te proponían con esos olores, esos sabores y esos estímulos visuales… Ah! Y el HappyMeal con el regalo correspondiente.

Cuando has tenido que comprar unas deportivas, no me dirás que en tu mente no han estado Nike o Adidas… Poder vacilar entre los amigos de tus nuevos tenis, ser valorado en tus círculos íntimos y no tan íntimos, incluso generar envidias.

La satisfacción de tomarte un café Nespresso… Te da caché, estatus… Me dirás que no te gusta ir a la tienda y que el dependiente te vea como un señor con clase (o señora con clase).

A todos nos gusta, yo el primero. Y es que las marcas nos hacen sentir mejor, nos hacen ser mejores personas… ¿O es lo que nos hacen creer? ¿Acaso comerte una hamburguesa de barrio no es más saludable que la del McDonald? ¿Acaso unas deportivas Kalenji no hacen la misma función que unas Nike? ¿Acaso una cafetera de toda la vida no te da un buen café? Claro que sí, pero no nos generan ese grado de satisfacción que sí lo hace una marca.

Entonces, me crees cuando digo que las marcas no solo te fidelizan, sino que invaden tu día a día y te condicionan a la hora de tomar una decisión. ¿Sabes porqué sucede? Las personas necesitamos tener necesidades. Así de simple. Por naturaleza necesitamos el deseo de desear algo, conseguir algo que de forma artificial nos haga más felices y nos permita, durante un rato, pensar que somos importantes. Es aquí donde las marcas te ofrecen sus brazos abiertos, dándote todo lo que necesitas. Y es que las marcas que realmente funcionan son aquellas que no te venden el producto o servicio, sino que te ayudan a solucionar una necesidad (que para ti puede parecer vital) y te proponen una forma de vida mucho mejor.

Si aún sigues sin creerme, te pongo más ejemplos:

Think Different. Apple.

Un ejemplo de cómo una marca es capaz de hacer que tu vida no tenga sentido sin el iPhone, el iPad y el iMac. E incluso, es capaz de generar tal dependencia de la marca que cuando te pones delante de un PC sientes ganas de suicidarte. ¡OJO! Yo el primero.

¿Te gusta conducir?

Me dirás que nunca has hecho el gesto de la mano por la ventana. Esa sensación de libertad, velocidad… ¿A quién no le gusta conducir? Es más, a quién no le gusta conducir un BMW… Eres mejor persona y tus amigos te ven como un referente… ¿Hay algo mejor?

Porque yo lo valgo

¿Acaso no hay mejor forma de atraer al público que decirle de forma directa que si no compras ese producto significa que no lo vales? Yo tendría miedo de que me vieran con otra marca, qué dirán las vecinas de mi…

Just do it

Motivación, énfasis, lucha, objetivos… Nike nos ha ganado desde siempre con este eslogan tan simple pero tan efectivo. ¡Vamos a ello, tu puedes! Realmente ellos no hacen nada por ti, pero tú sientes la necesidad de tener a Nike en tu vida para conseguir grandes retos.

Impossible is Nothing

¡Toma ya! Otro que nos ha ganado con su impulsiva propuesta a luchar por lo que queremos. ¿Acaso ese claim de marca no podría ser de una tienda de productos para obras y reformas? NO! Nos lo propone el mismísimo Adidas, por lo tanto hay que creer en la marca. Y así podría continuar largo y tendido.

En definitiva, aunque no lo creas, tu vida está influenciada por las marcas y ellas se dejan querer por ti. Por lo tanto saco una conclusión.
¿De verdad crees que las marcas no son el activo más importante de las empresas? ¿Realmente crees que una empresa sin una marca que la respalde y la oriente es capaz de crecer y progresar?
¿Aún sigues pensando que por ser bueno en lo que haces ya lo tienes todo ganado?
Las marcas son muy poderosas, son capaces de cambiar tu forma de pensar, de actuar y de interactuar con los demás, de hacerte ver las cosas, de entender otras…

Cree en el poder de las marcas y ellas te recompensarán.

¿Y tú? ¿Qué opinas?